Llegan los inmigrantes a la Argentina

Desde mediados del siglo XIX llegan los inmigrantes a la Argentina. Nuestro país era hacia el siglo XIX un vasto territorio con una escasa densidad demográfica. La necesidad de atraer inmigración de Europa era un deseo permanente.

Mientras Europa se industrializaba, Argentina era un país agroganadero que abastecía de materia prima, productos agrícolas y animales de cría, al viejo continente.

A su vez Argentina recibía a los hijos de Europa que venían atraídos por la promesa de trabajo, paz y bienestar; escapando de las guerras y persecuciones; en busca de mejores horizontes en el nuevo mundo.

Aquí se quedaron, tuvieron hijos, mezclaron sus sangres y sus idiomas, sus culturas y su ambición de pertenencia, aportando a la construcción de un sueño colectivo, su nuevo país la Argentina.

También te puede interesar como los corrientes inmigratorias influyeron en la historia de las actividades económicas de Argentina >>

Inmigrantes a Argentina en el siglo XIX

Oficios y ocupaciones de los inmigrantes a la Argentina principios del siglo XX
Oficios y ocupaciones de los inmigrantes a la Argentina principios del siglo XX

Desde mediados del siglo XIX a principios del siglo XX, todos los países de América recibieron fuertes corrientes inmigratorias. América recibió entre 1830 y 1950 a 65 millones de europeos.

El gran proceso inmigratorio se inicia al tiempo que Argentina, se convertía en un estado moderno. En 1856 llegaron los primeros inmigrantes a la Argentina, provenientes de Suiza, estableciéndose el 8 de Septiembre, hoy recordado como el “Día del Agricultor”, en Esperanza Santa Fé.

Familia de inmigrantes, almorzando
Familia de inmigrantes

Así se iniciaba el proceso masivo de inmigrantes a la Argentina, que culminaría en pleno siglo XX. Durante este transcurso 4,5 millones de europeos llegaron a territorio argentino, convirtiendo a Argentina en el segundo país por caudal de inmigración en todo el mundo.

Movimientos inmigratorios del siglo XX

Madres inmigrantes a la Argentina fines del Siglo XIX
Madres inmigrantes a la Argentina fines del Siglo XIX

A principio de este siglo, tres de cada diez habitantes eran extranjeros. En 1914 el 29.9% de la población era extranjera.

Cuando los movimientos de inmigración finalizaron en 1970, sólo el 10% de los habitantes eran nacidos fuera del país.  En 1980 había descendido a un 7% y para 1991 la cantidad bajó al 5%. La tendencia de la población extranjera, se mantuvo decreciente hasta el 2001.

Inmigrantes a la Argentina en el Puerto de Buenos Aires
Inmigrantes en el Puerto de Buenos Aires

De dónde vienen los inmigrantes a la Argentina en el Siglo XXI

El Censo del 2010 registra un leve crecimiento, 4,2% al 4,5%, de inmigración a la Argentina en relación al censo del 2001.

De acuerdo al Censo del 2010 los inmigrantes a la Argentina, llegan principalmente de: Paraguay, Bolivia, Chile y Perú; y conforman el 68,9% del total de los nacidos en el extranjero.

Del total de inmigrantes a la Argentina, el 41.1% se ubica en el Gran Buenos Aires y el 21% en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde los extranjeros representan un 13,2% de la población total de CABA.

Para saber más detalles sobre población argentina sugerimos ver Población Argentina: El presente de los argentinos

Migraciones internas en Argentina

Existen movimientos de desplazamientos internos de población, consideradas migraciones estacionales, debido a las características regionales de ciertos trabajos como la zafra azucarera del noroeste, que sigue atrayendo hacia los meses de julio-octubre a trabajadores de todas las latitudes. Lo mismo sucede con la recolección de la uva en Cuyo a fines de verano.

También están las migraciones permanentes, ocasionadas por los cambios socioeconómicos. Con el fin del modelo agroexportador, se produjo la migración masiva hacia las ciudades durante el éxodo rural, coincidiendo a partir de 1940 con el proceso migratorio que acompañaba la industrialización de Buenos Aires, Rosario y Córdoba.

De acuerdo al último Censo la población que emigró y vive fuera de su provincia de origen, alcanzaría el 20%. Las migraciones internas produjeron algunos fenómenos tal vez no previstos. Las ciudades del interior perdieron población joven y potenciaron su decadencia económica. Y aquellas ciudades que recibieron los flujos migratorios debieron enfrentarse con la carencia de infraestructura para sobrellevar el proceso y no pueden evitar, aún, el conflicto social que el hacinamiento provoca.

Ver en el siguiente informe, el efecto de los movimientos migratorios en la Ciudad de Buenos Aires >>

Referencias:

Todo el material gráfico del informe esta editado digitalmente en versión personalizada por surdelsur.com en base a los siguientes documentos:

  • Archivo General de la Nación: Inmigrantes a fines del Siglo IXX y principios del Siglo XX
Bibliografía:

Libros de la Biblioteca CEMLA

Photo of author
Equipo Editorial de surdelsur.com
El Equipo Editorial de El Sur del Sur: Argentina: el país, su cultura y su gente, tiene como objetivo difundir la identidad cultural de los argentinos. Dirección General: Arq. Irene Raizboim Farber.