San Martín y el Plan Continental Americano

El Plan Continental de San Martín, consistía en la liberación de Argentina, Chile y Perú, del dominio colonial español. Para lograrlo, se proponía, formar un ejército en Mendoza, cruzar la cordillera y liberar Chile. Luego desde allí, avanzar con una flota por el Pacífico y atacar Lima, centro del poder español en América.

Los puntos fundamentales que vamos a desarrollar sobre el Plan Continental de San Martín son:

Leé la biografía completa, vida y obra de José de  San Martín >>

Antecedentes en Europa

San Martín había nacido en 1778, en Yapeyú, Virreinato del Río de la Plata, actualmente Corrientes. Sin embargo, a partir de 1783, su familia se radica en Málaga, España. Allí a la edad de once años inicia su formación militar, y sirve al ejército español durante veinte años. Su carrera, se desarrolla en el lapso que va desde 1789 hasta 1811, año en que pide la baja.

A pesar de su larga trayectoria militar en España, San Martín, seguía muy atentamente la evolución de los movimientos independentistas americanos.  Estas acciones culminan en Buenos Aires, con la Revolución del 25 de mayo de 1810. En esta fecha histórica, los habitantes del Virreinato del Río de la Plata, nombran su propio gobierno.

También se puede consultar sobre este tema, el informe sobre las causas y consecuencias de la Revolución de Mayo >>

Movimientos independentistas

Tiempo antes de su partida desde Europa, San Martín, se vinculó en España a las organizaciones secretas masónicas. Estas logias, trabajaban por la emancipación continental americana.

Este tema, está desarrollado más extensamente, en el informe sobre la vida y obra de San Martín >>

Viaje a Londres

El 14 de septiembre de 1811, San Martín parte para Londres. Allí, toma contacto, con miembros de las logias masónicas, que aspiraban a la emancipación continental de América. Carlos María de Alvear, José Matías Zapiola, Andrés Bello y Tomás Guido, entre otros.

Plan Maitland

Durante la Guerra de la Península, San Martín, había estado en contacto con oficiales escoceses que pelearon por España contra Napoleón. De allí, surge su vínculo con James Duff, Vizconde de Macduff, posteriormente Conde de Fife. Su amigo y benefactor, le facilitó el viaje a Londres, cartas de recomendación y contactos. También, recibió su pasaporte de otro posible conocido, Sir Charles Stuart, por ese entonces cónsul británico en Lisboa. James Duff y Sir Charles Stuart, eran escoceses y amigos entre sí.

En un trabajo de investigación que, Rodolfo Terragno, llevara a cabo en Escocia, descubre la documentación del Plan Maitland. Terragno, cuenta su experiencia en este artículo.

El plan, pertenecía a Sir Thomas Maitland (1759-1824), un militar escocés. Habría sido presentado al gobierno de William Pitt el Joven, en el 1800. El objetivo del plan, era capturar Buenos Aires y Chile, para luego emancipar Perú y Quito. La clave estaba en desembarcar en Perú, y tomar Lima, la capital del Virreinato del Perú

San Martín, habría tomado conocimiento del Plan Maitland, durante su estadía en Londres. El propósito de Maitland, era apropiarse de las colonias españolas, para el Imperio británico. En cambio, cuando San Martín puso en práctica el plan, veinte años después, el objetivo era la independencia de América de cualquier dominación extranjera.

El Plan Continental, al cual nos vamos a referir en este informe, fue inspirado, según se cree por el Plan Maitland.

Características de la gesta sanmartiniana

Si pensamos en la complejidad del Plan Continental, nos daremos cuenta, que realmente fue posible por la forma en que San Martín condujo la heroica gesta.

Hubo cuatro aspectos fundamentales en su accionar, su capacidad de liderazgo, el respeto de la voluntad popular, su profesionalismo en la organización militar y la cuidada planificación estratégica de su campaña.

Liderazgo popular

San Martín supo movilizar la participación de los pueblos en toda la región de Cuyo, para los preparativos de su Plan Continental.

Quedó atrás, la Revolución de Mayo con la intervención de los “decentes y principales”. Todos contribuyeron a la preparación del Ejército -mujeres y hombres, ricos y pobres, intelectuales y artesanos, comerciantes y hacendados- ofrendando sus bienes, servicios y dinero.

Convocó a la lucha a todos los criollos: fueran blancos o mestizos, libres o esclavos, indios o gauchos, mulatos o zambos. Y lo mejor de todo… es que los siguieron, porque creían en él.

El Plan Continental de San Martín se apoyó en la rebelión de los pueblos, que el Ejército encontraba a su pasó. Ellos fueron el sostén orgánico, del movimiento revolucionario.

Organización militar

El proyecto emancipador de San Martín, requería de una fuerza militar disciplinada y organizada, y de una flota en el Pacífico, como nunca antes habían tenido los patriotas en América.

Planificación estratégica

La cautela y la estrategia de San Martín, fueron las mejores armas contra los realistas, cuyas fuerzas siempre lo aventajaban en número y armas.

Respeto por la voluntad popular

San Martín, fue un firme defensor de la autodeterminación de los pueblos. Llegó hasta el extremo, de abandonar su patria, para no involucrarse en la guerra civil.

La poderosa fuerza que creó, jamás fue puesta al servicio de los políticos, para someter al pueblo. Llevado por sus convicciones se negó a luchar contra los caudillos federales, alegando que no derramaría una sola gota de sangre criolla.

Nace el Plan Continental

Después de su paso por el Ejército del Norte, San Martín enfermó de una úlcera gástrica. Se retira, entonces, a Saldán, Córdoba.

Allí, mientras se recupera, mantiene conversaciones con su amigo Tomás Guido. En estas charlas, San Martín se muestra confiado. Dice conocer, la estrategia adecuada, para infligir una herida mortal en el corazón, del imperio español en América.

Inspirado en el Plan Maitland, que habría conocido a su paso por Londres, empieza a delinear la estrategia para su Plan Continental. El proyecto consistía en cruzar la cordillera, liberar a Chile y de allí marchar por barco para tomar el bastión realista de Lima en el Virreinato del Perú.

En la carta a Nicolás Rodríguez Peña del 22 de abril de 1814 -que mencionamos previamente- San Martín comenta:

Ya le he dicho a Ud. mi secreto. Un ejército pequeño y bien disciplinado en Mendoza para pasar a Chile y acabar allí con los godos, apoyando un gobierno de amigos sólidos para concluir también con la anarquía que reina; aliando las fuerzas pasaremos por el mar para tomar Lima.

Situación en Cuyo

Persiguiendo su objetivo de concretar el Plan Continental, hacia agosto de 1814, San Martín, logra ser nombrado gobernador de Cuyo.

Mientras tanto, la situación en Chile se complicaba. En octubre de 1814, las fuerzas realistas, infligieron una contundente derrota en Rancagua, a los patriotas chilenos.

Bernardo O’Higgins (1778-1842), militar y político chileno, depuso su animosidad contra la conducción dictatorial de Carrera. Es entonces, que juntos hicieron frente al enemigo común. Sin embargo, fueron vencidos como consecuencia de su desavenencia.

Tras la derrota de Rancagua, algunos combatientes chilenos se exiliaron en Cuyo, entre ellos los hermanos Carrera, que se oponían a la alianza entre San Martín y O’Higgins.

Ejército de los Andes

El Ejército de los Andes, se convertiría en la fuerza profesional mejor preparada y equipada, de que dispondrían las Provincias Unidas en esa época.

Formación del ejército

Todo Cuyo colaboró en la preparación del Ejército de los Andes. Inclusive, el gobernador ofreció el ejemplo, donando la mitad de su sueldo.

San Martín, instaló un campamento militar en El Plumerillo. El campamento estaba ubicado a siete kilómetros al noreste de la ciudad de Mendoza. En este lugar tuvo lugar la instrucción y entrenamiento militar de las fuerzas reclutadas y del personal jerárquico.

Se pusieron en condiciones, los caballos y mulas, que transportarían a los soldados y su carga. Se fabricaron los pertrechos de guerra: uniformes, tiendas, armas blancas, fusiles, cañones y municiones.

La guerra de zapa

Durante este período, San Martín aplicó su ingenio, en preparar el campo propicio para la liberación de Chile, mediante el espionaje y la guerra de zapa. De esta manera, introduce el desorden y quebranto en las filas enemigas.

Parte de la estrategia, era estimular el descontento con la participación de la población. Por este medio, se crean focos revolucionarios a lo largo del país, que distraen la atención de los realistas. Como consecuencia, los realistas, se ven obligados a desconcentrar sus tropas, ocasionando el debilitamiento de las fuerzas peninsulares.

Mientras, San Martín sabía todo lo que ocurría en Santiago, a Chile solo llegaba lo que San Martín quería que se supiera.

Representatividad del Ejército

Una parte fundamental del Plan Continental, trazado por San Martín, era que el Ejército de los Andes, representara a una nación libre e independiente.

De tal modo que a través del diputado por Cuyo, Godoy Cruz, presiona para la declaración de la independencia, en las reuniones del Congreso en Tucumán. Finalmente, el 9 de Julio de 1816, se firma el Acta de la Independencia.

Leer más: Firma del Acta de la Independencia de Argentina >>.

Leer más: Antecedentes de la Declaración de la Independencia Argentina >>

Bandera del Ejército de los Andes

La confección de la bandera del Ejército de los Andes, estuvo en manos de las damas cuyanas, incluyendo a la propia esposa del general.

Finalmente, estuvo lista el 5 de enero de 1817. La bendición de la bandera y el bastón de mando, estuvo a cargo de José Lorenzo Güiraldes, en la Iglesia Matriz de Mendoza. Las tropas del ejército andino juraron la bandera en el campo de instrucción. Fue la bandera de la campaña a Chile, y regreso a Mendoza en 1823.

Bandera de los Andes
Bandera del Ejército de los Andes
Bandera de Mendoza
Bandera de Mendoza
 

Muchos años después, se determina que la bandera del Ejército de los Andes, diseñada por José de San Martín, sería la bandera oficial de la Provincia de Mendoza. Efectivamente, quedó legitimado su uso en Mendoza, por la ley provincial 5.930 del 21 de octubre de 1992.

Plan Continental: Primera etapa

La primera etapa consistía en el cruce del Ejército de los Andes a través de la Cordillera para liberar Chile de la dominación española.

Cruce de los Andes

San Martín en el cruce de los Andes, óleo.
Cruce de los Andes

Para enero de 1817, San Martín y el Ejército de los Andes, estaban preparados para cruzar a Chile.

El cruce de los Andes se realizó por seis pasos diferentes. Se enviaron fuerzas de distracción, que cruzaron por los pasos cordilleranos más accesibles, obligando al ejército español a descentralizar sus fuerzas en el lado chileno.

En tanto San Martín -incluso a veces desde una camilla, postrado por los dolores de su ulcera- condujo a la columna central, por los pasos más altos de todo el sistema andino casi 6000 msnm.

A pesar del riesgo, del terreno escarpado y las nieves eternas -perdió 5000 mulas, 1000 caballos y equipo- pudo llegar con todos sus hombres.

Para principio de febrero ya se encontraban en Chile.

Victoria de Chacabuco

Victoria de Chacabuco. Oleo, detalle
Victoria de Chacabuco

El primer paso a la independencia de Chile, lo dan las fuerzas patriotas, derrotando a los españoles en la cuesta de Chacabuco, el 12 de febrero de 1817.

La batalla de Chacabuco, inicia una guerra regular con ejércitos patriotas organizados, que consigue detener el plan realista.

Se afirma con esta acción la independencia argentina, amenazada desde los Andes y el Alto Perú.

Independencia de Chile

Se logra restablecer la libertad en Chile, el 20 de febrero de 1817, Bernardo de O’Higgins es elegido director supremo del Estado de Chile.

En tanto San Martín aceptó el comando en jefe del Ejército Unido de Chile y Argentina.

También se crea conciencia, sobre la necesidad de dominar las costas del Pacífico.

En el óleo de 1854 de Otto Grashof, aparecen los cuatro próceres fundadores de Chile. De izquierda a derecha José Miguel Carrera, Bernardo O’Higgins, José de San Martín, Diego Portales.

Los fundadores de Chile. Retrato, detalle.
Los fundadores de Chile.

Derrota de Cancha Rayada

Cancha Rayada es una llanura al norte de Talca. San Martín, fue advertido por uno de sus espías, de un ataque sorpresa por parte de las tropas de Osorio.

El Libertador, intentó un cambio de posiciones, que no se pudo concretar por falta de tiempo.El Ejército Unido fue derrotado el 19 de marzo de 1818.

Triunfo de Maipú

Batalla de Maipú, Oleo, detalle.
Batalla de Maipú,

En los primeros días de abril de 1818 el Ejército Unido se hallaba reorganizado.

El lugar elegido para la batalla por el jefe del Ejército Unido fue al norte del río Maipo, Maipú o Maypu, entre Loma Blanca y los cerrillos de Errazuriz.

El 5 de abril de 1818, con un ejército de 4900 hombres, San Martín vence a Osorio, que termina con sus fuerzas aniquiladas.

Abrazo de Maipú

A las 6 de la tarde de ese día, el 5 de abril de 1818, se produjo el emblemático abrazo entre Bernardo O’Higgins y José de San Martín, tras la victoria en la Batalla de Maipú, que inmortalizó el pintor chileno Pedro Subercaseaux Errázuriz.

El "Abrazo de Maipú" entre José de San Martín y Bernardo O'Higgins tras la victoria en la Batalla de Maipú, el 5 de abril de 1818.
El abrazo de Maipú entre San Martín y O’Higgins

El triunfo de Maipú, fue un punto de inflexión en la lucha por la Independencia. Selló el destino de grandeza de los patriotas. A partir de este momento las fuerzas realistas se limitarían a retroceder y defenderse.

La victoria aseguró la Independencia de Chile. Se establecieron las bases navales en el Pacífico, se conquistó el dominio del mar, asegurando el desembarco en Perú.

Fin de los Carrera

Juan José y Luis Carrera fueron arrestados en Mendoza, y José Miguel huyó a la Banda Oriental.

A pedido de la esposa de Juan José Cabrera, San Martín solicita a O’Higgins que interceda en favor de los hermanos Cabrera. Este a su vez pide al gobernador de Mendoza, Toribio de Luzuriaga, los sobresea.

Pero los pedidos llegaron tarde, los hermanos Carrera fueron fusilados cuatro horas antes de la llegada del parte de la Victoria de Maipo a Mendoza.

Situación política en la región

Cuando se abordó la preparación de la segunda etapa del Plan continental, las dificultades no eran pocas.

Los fondos para la campaña que prometiera el gobierno, eran exiguos. San Martín se niega a participar en la guerra federal. Buenos Aires pierde su hegemonía, frente a las provincias.

La proverbial gestión de San Martín y la oportuna intervención de O’Higgins y del estado chileno, permitieron llevar adelante los preparativos de la flota del Pacífico.

Los recursos humanos y militares serían menores de los planeado, pero gracias a la planificación estratégica de San Martín, de la guerra del Perú, se llegaría a cumplimentar la campaña.

Fondos para el Plan Continental

San Martín se reúne con Pueyrredón, sus ministros y miembros de la Logia Lautaro, en los primeros días de julio de 1818.

Allí consigue el compromiso de contribución de 500.000 pesos para la campaña al Perú, que se conseguirían a través de un empréstito. Lo concreto, es que solo se consiguen 300.000 pesos.

Pero quien mejor interpreta la situación es O’Higgins quien arma la escuadra del Pacífico y destina fondos para implementar el Plan continental.

San Martín no participa en la guerra federal

Entre tanto el Director Supremo Juan Martín Pueyrredón, enfrentado con Artigas y los demás caudillos federales, se aviene a la invasión portuguesa de la Banda Oriental.

Además, ordena a San Martín reprimir a las fuerzas federales. San Martín fiel a sus convicciones, responde que “jamás desenvainará su espada para derramar sangre de hermanos”

El 9 de junio de 1819 Pueyrredón renuncia, y es reemplazado por el General José Rondeau. El nuevo Director Supremo al mando de 15000 hombres insiste en el auxilio de San Martín que solo disponía de 2000 efectivos en el territorio de Cuyo, para ir contra los federales que eran 1600 rebeldes. Evidentemente pareciera que lo que necesita Rondeau no era más hombres sino quien los dirija.

Sin embargo, para San Martín, haber acudido en auxilio de Buenos Aires, implicaba además de una guerra desmesurada y fratricida, el fracaso del Plan Continental.

El Libertador apoyado por la Logia, renuncia al mando del ejército argumentando cuestiones de salud, mientras cruza la cordillera en camilla a principios de 1820.

Buenos Aires pierde su hegemonía

Rondeau es derrotado por los caudillos del litoral en Cepeda, el 1º de febrero de 1820. Se disolvió el congreso y el Director Supremo vencido fue depuesto. Buenos Aires pasa a ser una provincia más.

Legitimación de San Martín

San Martín entiende que había cesado la autoridad legal que lo respaldaba. Entonces conviene con O’Higgins que la expedición al Perú se haría bajo los auspicios de Chile. Este país había contribuido con la mayor parte de los elementos necesarios.

Pero el Ejército de los Andes, conservaría su bandera y su carácter de representante de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Dadas las circunstancias, el Libertador a través de Las Heras, envía la renuncia a sus oficiales:

El Congreso y el director supremo de las Provincias unidas del Río de la Plata no existen.

De estas autoridades emanaba la mía de general en jefe del Ejército de los Andes y, de consiguiente, creo mi deber y obligación el manifestarlo al cuerpo de oficiales para que ellos por sí y bajo su espontánea voluntad nombren un general en jefe que deba mandarlos y dirigirlos y salvar de este modo los riesgos que amenazan la libertad de las Américas

Sus oficiales lo confirman en el cargo por escrito, y la autoridad de San Martín queda robustecida.

Recursos para la guerra del Perú

San Martín perdió toda esperanza de ayuda, por parte de los patriotas en el Alto Perú, cuando el Ejército del Norte se sublevó en Arequito. Güemes dispuesto a auxiliarlo, muere el 17 de junio de 1821. Por lo tanto, el Libertador debía organizarse con lo que tenía y lo que pudiera conseguir en el teatro de operaciones. Y preparar el terreno para allanar la llegada de las fuerzas de Bolívar para una acción conjunta, en caso de ser necesario.

Preparativos de la flota del Pacífico

La participación O’Higgins al servicio del plan sanmartiniano, fue decisiva en la implementación de la flota del Pacífico. Se capturaron barcos españoles, y se compraron buques de guerra a Inglaterra y Estados Unidos. Buenos Aires envió dos bergantines para reforzar la escuadra chilena. El 28 de noviembre de 1818, el marino escocés Lord Thomas Cochrane llegó a Valparaíso, contratado por el gobierno chileno para ponerse al mando como almirante de la flota.

Estrategia en la guerra del Perú

San Martín, con inferioridad de fuerzas que los realistas, implementa su estrategia que consiste en incursionar con operaciones secundarias para sublevar a los pueblos, reclutar fuerzas para sumarlas a las tropas expedicionarias y conseguir recursos para poder continuar la campaña.

Fingiendo desembarcos a lo largo de la costa peruana, obligó a los realistas a dispersar sus fuerzas. También la flota patriota, tenía la misión de inmovilizar a la escuadra enemiga en el Callao.

En lugar de los enfrentamientos frontales, hizo una guerra de recursos, bloqueando el aprovisionamiento a los realistas. Y al igual que antes en Chile, continuó con la guerra de zapa.

Situación política de los españoles americanos y peninsulares

La revolución de 1820 en España, modificaba el panorama geopolítico, proponiendo una posición negociadora, que ya no sería aceptada por las colonias españolas en América.

Entre tanto, los realistas en los territorios conquistados, llevarían adelante una guerra defensiva. Esto, produjo una ruptura a nivel de la conducción realista, que culminó con el golpe de estado de 1821.

A continuación, los detalles:

Consecuencias de la revolución en España – 1820

La sublevación de Riego en la península y la jura de Fernando VII de la constitución liberal española en 1820, repercutió entre los realistas de América, peninsulares y americanos, y afecto su desempeño. Muchos se resistían a abandonar el absolutismo.

Las nuevas políticas indicaban abordar el problema, de los movimientos independentistas americanos, por la vía de la negociación y la conciliación en lugar de la guerra.

El nuevo gabinete de Fernando VII instruía a las autoridades virreinales, a los efectos de que se contactaran con los jefes insurrectos. La idea consistía en proponer el reconocimiento de la monarquía bajo el nuevo orden constitucional liberal.

La propuesta llegaba diez años tarde. La revolución había costado mucha sangre a los pueblos de América, como para ignorarla. Ya no había otro camino que el de luchar por
una nación libre e independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli y de toda dominación extranjera tal como expresaba el Acta de la Independencia del 9 de Julio de 1816.

Factores que determinaron la guerra defensiva de los realistas

Resumiendo, hubo varios factores determinantes, en la falta de iniciativa para la guerra ofensiva, que asumieron las fuerzas realistas.

Uno de estos factores, fue el cambio político en la península, que ya describimos antes. El otro factor, fue el punto de inflexión que se produjera, con la derrota de las fuerzas españolas en Maipú, lo que les indicó que se encontraban frente a un ejército profesional y preparado. Y, por último, la guerra de zapa instrumentada por San Martín, que sembró el descontrol entre las tropas enemigas.

Todo esto, hizo que el virrey Joaquín de la Pezuela se limitara a proponer medidas defensivas, a pesar de contar con 23.000 efectivos. Una fuerza muy superior a la de los patriotas.

Golpe de estado en Perú – 1821

Finalmente, Joaquín de la Pezuela, virrey del Perú, fue destituido por un golpe de estado, el 29 de enero de 1821.

El golpe fue protagonizado por los jefes constitucionalistas y liberales que se reunieron en una Logia. En su reemplazo asumió el general José de La Serna. No hubo grandes cambios bajo la dirección de La Serna, pero su mayor dinamismo prolongó la lucha por cuatro años más.

Plan Continental: Segunda etapa

La flota chilena compuesta por 24 buques parte del Puerto de Valparaíso el 20 de agosto de 1820. Lleva un contingente de 4800 soldados. Llega a la costa peruana y desembarca en Paracas al sur de Lima.

Una primera acción exitosa de los patriotas, impulsa a Pezuela a intentar celebrar un acuerdo de paz, que termina en el fracaso del Armisticio de Miraflores.

Posteriormente, San Martín pone en marcha un plan de acción, que es interrumpido nuevamente por un pedido de armisticio, el llamado Armisticio de Punchauca, que nuevamente fracasa.

El accionar de los patriotas culmina con el sitio de Lima, y la posterior evacuación por parte de los realistas.

El 28 de julio de 1821, San Martín declaró la independencia del Perú. A pedido de los limeños, San Martín es nombrado Protector del Perú.

Por pedido de Bolivar, el ejército argentino participa en la Campaña de Quito conducida por Sucre, obteniendo la liberación de Ecuador.

Finalmente, San Martín se reúne con Bolivar en Guayaquil, solicitando una acción recíproca para terminar de liberar Perú, pero no llegan a un acuerdo.

A continuación, los detalles de la campaña del Perú:

Desembarco en la bahía de Paracas

La escuadra chilena llega a la costa peruana y desembarca el 7 se septiembre en la bahía de Paracas, a dos leguas de Pisco y a 200 Km al sur de Lima. Los efectivos patriotas toman Pisco. Esto hace retroceder al ejército realista que se refugia en las sierras. Pezuela tenía bajo su mando unos 20.000 soldados, la mayoría destinados a proteger Lima.

Armisticio de Miraflores

Cumpliendo las instrucciones de la península Pezuela invita a San Martín a concertar un acuerdo de paz. A los efectos de ganar tiempo, y que sus enviados pudieran evaluar el estado de Lima, San Martín acepta.

La reunión entre las partes, se celebra en Miraflores al sur de Lima, el 26 de septiembre de 1820 y se establece un armisticio con suspensión de hostilidades hasta el 4 de octubre para dar lugar a las conferencias de pacificación.

Como era previsible, los delegados de las partes no se pusieron de acuerdo, y las conversaciones finalizaron el primero de octubre. Pero dejaron abierto el camino a un futuro encuentro, entre San Martín y Pezuela, al cual el generalísimo rehuyó sistemáticamente.

Plan de acción en Perú

Según se lo comunica por carta a O’Higgins, el 14 de octubre de 1820, el plan concreto de ataque a los realistas que tenía San Martín constaba de tres acciones fundamentales.

La primera acción, era enviar la expedición a las sierras a cargo de Álvarez de Arenales, se intentaba conseguir esa posición estratégica, sublevar las poblaciones e incorporar a los naturales al ejército.

En segundo lugar, la armada conducida por Cochrane se dedicaría a asolar las costas, para independizar pueblos y captar recursos. Las dos acciones anteriores también tenían por objeto atraer a las fuerzas realistas y dispersarlas.

En tanto la tercera parte del plan, era que el Libertador con el grueso de las fuerzas atacara al norte de Lima. Esto produciría un bloqueo de la capital y obligaría a Pezuela a capitular.

San Martín crea la bandera de Perú

Bandera de Perú creada por San Martín
Bandera de Perú entre 1821 y 1822

Mientras estaba aún en Pisco, el 21 de octubre de 1820, San Martín firmó el decreto, que crea la bandera y el escudo del Perú.

Primeros pasos del Ejército Libertador

Cumpliendo con el plan que le refiere por carta a O’Higgins, el generalísimo realizó durante este tiempo maniobras en el valle de Cañete, para encubrir la expedición de Álvarez de Arenales que marchaba hacia la sierra. También preparó simulacros de desembarco en varios lugares de la costa. Por último, San Martín embarca a su ejército y el 25 de octubre de 1820 se hizo a la mar.

Entre tanto, la unidad al mando del General Juan Antonio Álvarez de Arenales, se interna en la región serrana completando distintos objetivos, entre ellos propiciar la insurrección de los pueblos, hasta obtener la victoria de Pasco el 6 de diciembre de 1820.

Lamentablemente tras algunas acciones desafortunadas, se produjo un error en la comunicación y Álvarez de Arenales abandona su posición en la sierra.

Sitio de Lima

Rumbo a Lima, el convoy hizo de una parada en la Bahía de Ancón, donde una división peruana derrota a los realistas. La escuadra vuelve a levar anclas el 9 de noviembre y se dirige al puerto de Huacho 150 Km al norte del Callao.

Allí desembarcan todas las fuerzas y se instalan en el valle de Huaura. Esta posición estratégica corta la comunicación entre Lima y las provincias septentrionales.

Pezuela concentra sus fuerzas y coloca una avanzada a 30Km para proteger la ciudad. Parte de esta avanzada, se subleva el 2 de diciembre. El batallón de americanos Numancia con 650 hombres, a cargo del coronel colombiano Tomás Heres, deserta de las líneas realistas y se pasa al lado patriota. Con la consiguiente desmoralización de la tropa realista.

Recordemos que el 29 de enero de 1821, Pezuela es relevado por un golpe de mando y es reemplazado por el general José de La Serna.

El 13 de marzo de 1821, parte una expedición a los puertos intermedios que finaliza con el armisticio de Punchauca.

Se inició una segunda expedición a las sierras en abril de 1821, para reforzar a los destacamentos patriotas en la zona. Se produce el armisticio de Punchauca. Entonces Álvarez de Arenales recibe la noticia de que el virrey evacuaría Lima y que el grueso de la fuerza realista se dirigiría a las sierras. Esto produjo el retiro de las fuerzas patriotas de las sierras dado que estaban en inferioridad de condiciones y la zona quedó en manos realistas.

Armisticio de Punchauca

Por obra del emisario Manuel Abreu, se celebra el encuentro de Punchauca. Los representantes de las partes inician reuniones a mediados de febrero de 1821 en la hacienda de Torre Blanca. Las dos partes desconfiaban de la sinceridad del adversario y estaban empeñados en ganar tiempo.

Al final, el 2 de junio, se encuentran San Martín y de La Serna, y las conversaciones se prolongan hasta el 30 de junio de 1821. El acuerdo fracasa pues los patriotas siguen exigiendo, al igual que antes, la Independencia de Perú, de Chile y de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

El detalle del óleo de Juan Lepiani, que se observa a continuación; representa el encuentro de Punchauca entre el virrey del Perú José de la Serna, y el Libertador José de San Martín.

Óleo de Juan Lepiani que representa la entrevista de Punchauca, entre el virrey del Perú José de la Serna y el Libertador José de San Martín
Entrevista de Punchauca

Pero no todo fue en vano, como resultado de conversaciones confidenciales de algunos emisarios, trasciende que los realistas se retiraran a la sierra, pues la peste en el litoral está diezmando sus filas.

Sin embargo, el ejército patriota mantuvo en secreto sus bajas a causa de la peste, que casi fueron tantas como los que se produjeron en las batallas.

Evacuación de Lima

San Martín, quien en todo momento jugó con movimientos estratégicos, juzgo conveniente dejar que el tiempo hiciera su trabajo, a exponer a sus tropas en aventuras inciertas y poner en peligro el resultado final.

La espera rindió sus frutos, y de La Serna el 6 de julio de 1821 evacua la capital.

San Martín no quiso ingresar en Lima, hasta que la población se lo pidiera. No quería llegar como un conquistador sino como un libertador. Efectivamente se hizo presente en su campamento una diputación desde Lima, que le solicitó poner la capital bajo su protección.

Es así como el 10 de julio de 1821, entró San Martín en Lima eludiendo toda demostración.
Se restableció la normalidad en la ciudad. Los españoles mayoría en Lima, no fueron perseguidos. Tampoco lo fue el virrey en retirada.

Independencia del Perú

El 28 de julio de 1821, San Martín, declaró la independencia del Perú.

En una ceremonia formal en la Plaza de Armas de Lima, se llevó a cabo la proclamación y jura de la independencia. Estuvieron presentes el pueblo y las corporaciones civiles, militares y religiosas.

Desde un tablado levantado en la plaza mayor, San Martín desplegó la bandera peruana que había creado, y expresó que el Perú era desde ese momento libre e independiente por la decisión del pueblo y la justicia de la causa.

La escena está reflejada en la imagen que se observa a continuación, es un detalle del óleo del pintor peruano Juan Lepiani.

Independencia del Perú. San Martin saludando al pueblo en la Plaza Mayor
San Martin saludando al pueblo en la Plaza Mayor en Lima

El pueblo limeño, pidió que San Martín asumiera el gobierno, y aunque se sintió inclinado a rechazar el cargo, la amenaza realista pendiente y la falta de cuadros locales, le hicieron aceptar el poder como Protector del Perú. No obstante, en una proclama del 3 de agosto, aclara que será Protector solo hasta el fin de la guerra.

San Martín Protector del Perú

San Martín declaró la libertad de vientres abolió la esclavitud para quienes se sumarán al ejército. eliminó los servicios personales (mita y yanaconazgo), garantizó la libertad de imprenta y de culto, creó escuelas y la biblioteca pública de Lima.

Creó unidades militares peruanas, para dar comienzo a la formación de un ejército nacional. También, previendo el conflicto con Cochrane arma una flota peruana.

La ocupación de Lima, y la rendición de Callao, fueron producto de la estrategia de San Martín, pero esto no era suficiente para ganar la guerra.

A fines de 1821, las fuerzas realistas triplicaban la de los patriotas. De La Serna se sentía seguro en la sierra, y había fijado su capital en Cuzco. Aunque los patriotas tenían el control del mar, no era suficiente para enfrentarse a los realistas.

Pese a las crecientes dificultades financieras, y el descontento que esto generaba en la población, San Martín logró la rendición de los realistas del Sur y Centro de Perú.

Entonces San Martín resuelve entrevistarse con Bolívar, para combinar esfuerzos. El patriota venezolano Simón Bolívar, venía haciendo su campaña desde el Norte.

Participación en la Campaña de Quito

Es entonces que el general Antonio José de Sucre, lugarteniente de Bolívar, solicita la colaboración del general argentino para su campaña en Quito, actualmente Ecuador. San Martín le envía una División Auxiliar al mando de Andrés de Santa Cruz con 1600 soldados, en enero de 1822.

Sucre ordenó en Río Bamba, una avanzada integrada por parte de la División Auxiliar, para el reconocimiento del terreno, que estaba compuesta por soldados argentinos. Eran 96 granaderos a caballo al mando de Juan Lavalle. Este grupo tuvo un desempeño espectacular en la batalla por lo que se los conoce como los granaderos de Riobamba

Las fuerzas al mando de Sucre obtienen las victorias de Riobamba y Pichincha, que dan por finalizada la campaña de Quito. Esto dio por resultado la liberación de la totalidad del territorio del actual Ecuador.

En América del Sur no quedaba otro bastión realista, que no fuera la ocupación de parcial del virrey de La Serna en Perú y del jefe militar español Pedro Antonio Olañeta (1770-1825) en el Alto Perú. Es decir que los realistas de Perú ocupaban la zona central del país desde Pasco hasta Potosí.

Guayaquil, la entrevista de la discordia

El encuentro entre San Martín y Bolívar en Guayaquil, Ecuador, se celebró los días 26 y 27 de julio de 1822.

Aunque el objetivo general a tratar, era la Independencia de Perú, no se sabe con certeza cuales fueron los temas que se trataron en la entrevista, dado que no hubo testigos de la reunión.

Precisamente como no hubo testigos, el dibujo de Collignon de 1843, es absolutamente imaginario. El uniforme de San Martín y la utilización de la banda peruana son producto de la fantasía del autor del dibujo.

Entrevista de Guayaquil. Dibujo, detalle.
Entrevista de Guayaquil

Efectivamente, se presume, que fue la entrevista de la discordia. Y, aunque no hubo testigos, quedaron testimonios del intercambio epistolar previo y posterior a la entrevista. También, a partir de las consecuencias de la misma, se puede inferir su contenido.

Para San Martín, era importante la autodeterminación de los pueblos, por lo que pensaba que los habitantes de Guayaquil debían decidir su destino. En tanto Bolívar, llegó antes de la fecha de la entrevista, y ocupó militarmente Guayaquil y la anexó a Colombia.

El otro punto de fricción, era que San Martín había enviado cuando se le solicitó, la División Auxiliar para la campaña de Quito. En tanto que, cuando a su vez el Protector de Perú solicitó la participación de los efectivos colombianos, como justa retribución por los servicios que Perú había prestado, Bolívar se mostró reticente.

Plan Continental: Etapa final

San Martín toma una meditada, pero drástica decisión, se retira del teatro de operaciones.

Convencido de que su persona es el obstáculo, para la finalización de la guerra, San Martín renuncia a su cargo de Protector del Perú, y embarca para Chile.

A pesar de no haber estado presente, su Plan Continental se cumple.

Sucre, obtiene la victoria de Ayacucho, y la posterior capitulación. A partir de aquí, se libera el Alto Perú y El Callao, último bastión realista en América del Sur.

La historia de este período, se detalla a continuación:

San Martín se retira del teatro de operaciones

Después de la entrevista con Bolivar, San Martín regresa a Lima.

Es entonces que San Martín expresa, en un párrafo de la carta del 29 de agosto de 1822, dirigida a Simón Bolívar:

Los resultados de nuestra entrevista no han sido los que me prometía para la pronta terminación de la guerra.

San Martín le había ofrecido a Bolívar subordinarse a su mando, hasta liberar a Perú. Bolívar lo rechaza con argumentos débiles a los cuales San Martín no da crédito.

En otro pasaje le confirma a Bolívar su decisión de partir. San Martín toma una decisión drástica pero meditada, de abandonar el teatro de operaciones para no ser un obstáculo para la finalización de la guerra y el afianzamiento de la Independencia de Perú.

Con ello, pone en evidencia su falta de ambición personal, y su desinterés en perpetuarse en el cargo de Protector del Perú.

En fin general: mi partido está irrevocablemente tomado. Para el 20 del mes entrante he convocado el primer congreso de Perú, y al día siguiente de su instalación me embarcaré para Chile, convencido de que mi presencia es el solo obstáculo que le impide a usted venir al Perú con el ejército de su mando.

Para mi hubiese sido el colmo de la felicidad, terminar la guerra de la Independencia bajo las órdenes de un general a quien la América del Sur debe su libertad. El destino lo dispone de otro modo y es preciso conformarse.

Resumiendo, San Martín se retira del frente de combate, no asiste a la última batalla, aun así, se cumplió todo su Plan Continental.

San Martín renuncia a su cargo de Protector del Perú

El 20 de septiembre de 1822 se reunió el Congreso del Perú. San Martín renuncia a su cargo de Protector del Perú.

El Congreso lo nombra generalísimo de todos los ejércitos de mar y tierra, le ofrece una pensión vitalicia y le otorga el título de Fundador de la libertad del Perú. San Martín acepta la pensión y el título, pero rechaza el cargo que se le ofrece.

Victoria de Ayacucho

El 9 de noviembre de 1824, se libró la Batalla de Ayacucho que fue decisiva. Tampoco estuvo presente Bolívar en la batalla, que delegó el mando en Sucre.

Se jugaba el destino del continente y triunfaron rotundamente las fuerzas patriotas, tomando prisionero al mismo virrey de La Serna.

La victoria de Ayacucho, determinó el final del virreinato del Perú, que se concretó con la firma de la capitulación de Ayacucho. A partir de aquí, quedaron como únicos focos realistas Pedro Antonio Olañeta en Alto Perú, y Rodil en el Callao.

Independencia de Bolivia

Olañeta no acepta la capitulación de Ayacucho, y se dispone a combatir. Poco después, sus fuerzas se sublevaron y le dieron muerte 2 de abril de 1825 en Tumusla.

El 6 de agosto de 1825, en un Congreso celebrado en Chuquisaca, se declara la independencia de la República de Bolivia, llamada así en honor a Bolívar su libertador y que desde el 2009 se denomina Estado Plurinacional de Bolivia.

Casualmente quien redactara junto a una comisión el Acta de la independencia de Bolivia fue el presidente de la Asamblea, José Mariano Serrano. Precisamente el mismo que fuera autor del texto del Acta de la Independencia de las Provincias Unidas en Sud América, en su carácter de diputado por Charcas y Secretario de la Asamblea del 9 de julio de 1816.

Liberación del último bastión realista

En el caso de José Ramón Rodil y Campillo (1789-1853), resistió esperando refuerzos de España que nunca llegaron.

En la Fortaleza del Real Felipe del Callao, se rindió al general venezolano Bartolomé Salom, el 22 de enero de 1826. Con la entrega del Callao, desapareció el último ejército español de América del Sur.

Regreso y exilio de San Martín

El Libertador, embarca hacia Valparaíso, y permanece en Chile hasta enero de 1823. Enfermo y calumniado, se traslada a Mendoza. Pide autorización para entrar en Buenos Aires para ver a su esposa que está gravemente enferma. Las autoridades se lo niegan.

Pese a las amenazas, San Martín viaja igual a Buenos Aires, pero lamentablemente llega tarde. Su esposa María de los Remedios de Escalada de San Martín ya había fallecido.

El 10 de febrero de 1824, junto a la única hija del matrimonio, Mercedes Tomasa San Martín y Escalada, embarca rumbo a Le Havre, Francia.

San Martín, toma el rumbo del exilio voluntario, en ese entonces tenía 45 años. Se retira de su patria, siendo generalísimo del Perú y Fundador de la libertad del Perú, capitán general de la República de Chile y general de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR …

Referencias:

Todo el material gráfico del informe está editado digitalmente en versión personalizada por surdelsur.com en base a los siguientes documentos:

  • Grashof, Otto (Pintor, alemán) (1812
  • 1876) Los fundadores de Chile (1854). [Óleo, detalle]. Instituto Nacional Sanmartiniano. Documento Original.
  • Rugendas, Juan Mauricio (Pintor, alemán) (1802-1858) Batalla de Maipú, Chile, 5 Abril de 1818 (1837) [Óleo, detalle]. Biblioteca Nacional de Chile, Santiago de Chile. Documento Original.
  • Subercaseaux, Pedro León Maximiliano María (Pintor, chileno) (1880–1956) Abrazo de Maipú (1908). [Óleo, detalle]. Chile y Argentina, la cordillera que nos une. Editorial Manrique Zago. Buenos Aires, Argentina. Documento Original.
  • Lepiani, Juan (Pintor, peruano) (1864-1933) San Martín proclama la independencia del Perú en 1821 (1904). [Óleo, detalle]. Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú. Documento Original.
  • San Martín, José de (Militar y político, argentino) (1775-1850) Bandera del Ejército de los Andes – 1817.  Catedral de Buenos Aires próxima a la tumba de San Martín. Documento Original.
  • San Martín, José de (Militar y político, argentino) (1775-1850) Bandera de la Provincia de Mendoza, Argentina. Documento Original.
  • Vila y Prades, Julio (Pintor, español) (1873–1930) El paso del Ejército Libertador por la cordillera de los Andes (1909). [Óleo, detalle]. Museo Histórico y Militar de Chile, Santiago de Chile. Documento Original.
  • San Martín, José de (Militar y político, argentino) (1775-1850) Bandera del Protectorado de San Martín 1821-1822. Documento Original.
  • Collignon, J. (Pintor, francés) (1776-1863) Entrevista de los Generales Bolívar y San Martín en Guayaquil – 1822 (1843)[Dibujo, detalle]. Archivo El Comercio. Grabado de Levy. Publicado por Pourrat Frères. Libro Voyage au tour du monde et naufrages célèbres. Autor Gabriel Lafond, 1843. Francia. Documento Original.
  • Lepiani, Juan (Pintor, peruano) (1864-1933) Entrevista de Punchauca. [Óleo, detalle]. Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú. Documento Original.
  • Retrato de José de San Martín tomado en Francia – 1848. [Fotografía, daguerrotipo en plata y cobre, detalle]. Museo Histórico Nacional, Argentina. Documento Original.
Bibliografía:
  • Abad de Santillán, Diego Historia Argentina Tipográfica Editora Argentina, 1965. Buenos Aires, Argentina.