17 de agosto día de homenaje a San Martín

El 17 de agosto, día del fallecimiento del General San Martín, se conmemora su figura. Todos los años se recuerda en Argentina a nuestro mítico héroe, el Libertador, general don José de San Martín, honrando la fecha de su fallecimiento, el 17 de agosto de agosto de 1850. Destacando especialmente, los valores que inspiraron su lucha por la Independencia de Argentina, Chile y Perú de la dominación española.

Leé la biografía resumida y la vida y obra completa en este imperdible artículo >>

Todo lo que necesitas saber sobre San Martín y su Plan Continental para lograr la liberación de América del dominio español >>

En Perú se lo recuerda como el Fundador de la Libertad del Perú, el Fundador de la República, ó el Generalísimo de las Armas. En Argentina, se lo llama El Padre de la Patria o El Santo de la Espada, como lo definieron Bartolomé Mitre y Ricardo Rojas respectivamente. Para los chilenos fue el Capitán General ó El Gran Capitán.

Seguramente no recibió en vida, el reconocimiento de la mayoría de sus contemporáneos. La interminable disputa por el poder y la guerra civil, lo condenaron a un largo exilio. Sin embargo, la historia no va a cesar de agigantar su figura. Porque es importante recordar que nunca antepuso sus intereses personales al bien común, jamás resignó sus ideales y fue fiel a sí mismo.

Homenaje al Libertador el 17 de agosto

Todos los 17 de agosto, se realizan actos conmemorativos del aniversario de la muerte del general don José de San Martín en todo el país. Desde la misa en la Catedral Metropolitana, el tradicional homenaje del Regimiento de Granaderos a Caballo a su creador, pasando por cada escuela, organismo oficial, municipio y provincia, todos honramos la figura del Libertador general San Martín y los valores que representa.

Muere el mítico héroe de la República Argentina el 17 de agosto de 1850

Necrológica de San Martín en el L'impartial de Boulogne Sur Mer. Número 121 del 22 de agosto de 1850.
Necrológica de San Martín. Adolph Gérard

San Martín falleció el 17 de agosto de 1850, en compañía de su hija Mercedes, y su yerno Mariano Balcarce embajador en París. Un sábado de agosto a las tres de la tarde, llega al final de su vida, después de padecer diversas enfermedades

El periódico L’impartial de Boulogne Sur Mer publicó una necrológica de nuestro prócer. Escrita por su amigo Adolph Gérard, dueño de la propiedad que alquilaba y tal vez uno de sus últimos amigos.

Efectivamente en el número 121 del 22 de agosto de 1850, Gerard contó la notable trayectoria del Libertador, fruto de sus largas conversaciones.

San Martín falleció el 17 de agosto de 1850, en compañía de su hija Mercedes, y su yerno Mariano Balcarce embajador en París. Un sábado de agosto a las tres de la tarde, llega al final de su vida, después de padecer diversas enfermedades

El periódico L’impartial de Boulogne Sur Mer publicó una necrológica de nuestro prócer. Escrita por su amigo Adolph Gérard, dueño de la propiedad que alquilaba y tal vez uno de sus últimos amigos. Efectivamente en el número 121 del 22 de agosto de 1850, Gerard contó la notable trayectoria del Libertador, fruto de sus largas conversaciones.

Adolph Gérard, también, presentó sus respetos a la familia Balcarce con una conmovedora nota:

Solo me resta decirle nuevamente con el corazón oprimido, la inmensa aflicción que mi esposa y yo mismo sentimos, y que vosotros habéis tenido. Estamos muy orgullosos de la presencia bajo nuestro techo de ese anciano de tan noble carácter. Para nosotros, esta casa estaba con él aureolada y su desaparición deja en ella un vacío que afecta también nuestras almas, y que no se completará fácilmente.

Nota de Adolph Gérard, agosto de 1850

Los últimos años del Padre de la Patria en Boulogne-sur-Mer

El Libertador llega a Boulogne-sur-Mer en junio de 1848. Busca alejarse de los movimientos revolucionarios que habían estallado en París. Era inminente la abdicación de Louis-Philippe y la proclamación de la Segunda República.

Daguerrotipo de San Martín donde se presenta erguido y toma su cabeza y parte de su torso. (1848)
Daguerrotipo de San Martín (1848)
Frente de la Casa de 105 de la Grande Rue (actualmente 113) en Bologne-sur-Mer, que ocupaba San Martín cuando fallece el 17 de agosto de 1850
Casa Museo de San Martín, Boulogne-sur-Mer.

De 1848, es el daguerrotipo que se conserva en el Museo Histórico Nacional, única fotografía del prócer. Dos años antes de su muerte, su hija Mercedes lo convenció de posar para la toma fotográfica.

El Dr. Gérard, propietario del inmueble, ubicado en el 105 de la Grande Rue (actualmente 113), ofreció al General San Martín el segundo piso de su casa. En la planta baja residía el propio Gérard, abogado, periodista y por entonces director de la biblioteca de esa ciudad marítima del noroeste de Francia.

Gran admirador de Napoleón, pese a haber combatido contra Francia durante la guerra en España, San Martín, disfrutaba de visitar el campamento en Boulogne. También, le complacen las caminatas por el jardín de Tintelleries, en las orillas del río Liane,

Hay valiosos testimonios de sus últimos días. Escritos de su hija, de su yerno, de su amigo Félix Frías y del propio Gérard, reflejan esta última etapa. Tal como la descripción que hace Gerard en la necrológica por el fallecimiento de San Martín el 17 de agosto. Publicada el 22 de agosto en Imparcial de Boulogne Sur Mer, dice sobre el prócer:

El señor de San Martín era un bello anciano, de una alta estatura que ni la edad, ni las fatigas, ni los dolores físicos habían podido curvar. Sus rasgos eran expresivos y simpáticos, su mirada penetrante y alerta, sus modales amables y era muy instruido. Sabía y hablaba corrientemente el francés, el inglés, el italiano y, por supuesto, el castellano; había leído todo lo que podía leerse. Su conversación, fácilmente jovial, era una de las más atractivas que podía escucharse.

Es interesante destacar que Gérard dio detalles de la vida del Libertador, que sin duda le transmitió el mismo San Martín. Arrojando luz, en episodios de la historia sanmartiniana, que no se encuentran documentados.

La Casa Museo de San Martín en Boulogne

Ambiente claro y sobrio de la Sala de la Casa Museo de San Martín. Mesa redonda con tres sillones de pana color verde. Biblioteca con alzada con puertas de vidrio. Hogar con frente de mármol. Ventana con cortinas de voile verde. Debajo de la ventana el radiador. Mesa rectangular con vidrio.
Sala de la Casa Museo de San Martín
Sala exposición de objetos de San Martín perteneciente a la Casa Museo de San Martín en Boulogne. Mesas con vitrinas. Bandera de Argentina y Francia. Retrato de San Martín de pie. Figuras de soldados con trajes de granaderos y otros uniformes de la época.
Sala exposición de objetos del prócer
Dormitorio utilizado por San Martín hasta la fecha de su muerte el 17 de agosto de 1850. Cama de hierro con una colcha y dosel de cretona floreada. Una mesita de luz, un lavabo, un armario. Escritorio de caoba y una mesita de centro,
Dormitorio de San Martín en Boulogne. Réplica en el Museo Histórico Nacional

La casa en donde San Martín pasó sus últimos años, es un museo en homenaje a su memoria. Ubicado en el segundo piso del 105 de la Grande Rue (actualmente 113) de Boulogne-sur-Mer. El Ministro Plenipotenciario Federico Álvarez de Toledo, en representación del Estado Argentino, compró el inmueble en abril de 1926.

Existen otros dos lugares más en Boulogne-sur-Mer que evocan la memoria de San Martín. El primero, es el Monumento ecuestre en la avenida que bordea el mar. Es obra del escultor francés Henri Allouard, inaugurado el 24 de octubre de 1909. El otro es la Cripta de la Catedral de la ciudad Boulogne. Allí sus restos reposaron durante once años hasta su desplazamiento al cementerio de Brunoy, en los alrededores de París. (Fuente: Embajada de Argentina en Francia)

El testamento de San Martín de 1844

Testamento manuscrito de San Martín. del 23 de enero de 1844. Primera página
Testamento de San Martín. Primera página (1844)
Testamento manuscrito de San Martín. del 23 de enero de 1844. Segunda página.
Testamento de San Martín. Segunda página (1844)

El 23 de enero de 1844, San Martín escribió su testamento. Su única heredera, era su hija, Mercedes Tomasa de San Martín y Escalada. En ese escrito también expresó su voluntad:

Desearía que mi corazón fuese sepultado en Buenos Aires.

Testamento manuscrito. 23 de enero de 1844

El presidente Avellaneda, repatrió sus restos en 1880. Actualmente, descansan en un ala, de la Catedral Metropolitana.

El otro punto a destacar en el testamento de San Martín, está en la cláusula tercera, que lega su sable a Don Juan Manuel de Rosas:

El sable que me ha acompañado en toda la guerra de la independencia de la América del Sud le será entregado al General de la República Argentina, don Juan Manuel de Rosas, como una prueba de la satisfacción que como argentino he tenido, al ver la firmeza con que ha sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los extranjeros que trataron de humillarla….

Testamento manuscrito. 23 de enero de 1844

El sable de San Martín en el Museo Histórico Nacional

Sable corvo de San Martín en la guerra de la Independencia. Heredado por Rosas el 17 de agosto de 1850. Está en una vitrina central, custodiada por granaderos. Alrededor hay arcadas con luz cenital con armas de otros personajes históricos.
Sable corvo de San Martín en la guerra de la Independencia

La pieza de San Martín que se destaca en el Museo Histórico Nacional, es el sable corvo. Se encuentra en una vitrina central custodiada por Granaderos. A su alrededor se encuentran los sables de otras personalidades destacadas de nuestra historia.

San Martín adquiere este sable en un anticuario de Londres en 1811, algunas semanas antes de embarcarse hacia el Río de la Plata. El arma comprada ya tenía 100 años de antigüedad. El sable es originario de Damasco armas blanca oriental de moda entre los militares ingleses y europeos. Este es el sable que utilizó San Martín en la guerra por la Independencia.

Tal como determina el testamento de San Martín, Juan Manuel de Rosas recibe el sable que hereda de San Martín el 17 de agosto de 1850. Con el exilio de Rosas en Inglaterra, luego de la Batalla de Caseros (1852), el sable lo acompañará a Southampton. En 1877 al morir Rosas, lo hereda su yerno Máximo Terrero esposo de Manuelita Rosas. Durante casi 20 años ocupó un sitio de honor, en la casa familiar. Hasta que, en 1896, por solicitud de Adolfo P. Carranza -fundador y primer director del Museo Histórico Nacional- Terrero, con la anuencia de Manuelita y la de sus hijos, dona la preciosa pieza al pueblo argentino. A partir del 4 de marzo de 1897, el sable pasa a formar parte del patrimonio del Museo.

El sable fue robado dos veces por la Juventud Peronista en 1963 y 1965. Recuperado en 1966, fue entregado al Regimiento de Granaderos a Caballo de San Martín para su custodia. Finalmente en el 2015, se lo trasladó al Museo Histórico Nacional.

Completan la muestra de homenaje al Libertador, el daguerrotipo original, de 1848, que inmortalizó la magnífica figura de San Martín anciano, y fragmentos ampliados de sus cartas.

Los restos mortales del prócer en la Catedral Metropolitana

Monumento funerario de San Martín, fallecido el 17 de agosto de 1850. Está rodeados de tres esculturas femeninas, que representan a Argentina, Chile y Perú. Está cubierto parcialmente por una bandera argentina Además hay tres urnas. Dos con los restos de los generales Juan Gregorio Las Heras y Tomás Guido.  La tercera corresponde al Soldado Desconocido de la Independencia
Mausoleo del general José de San Martín, fallecido el 17 de agosto de 1850. Escultor Albert Carrier-Belleuse

Su cuerpo fue embalsamado y transitó por cuatro iglesias antes de llegar, en 1880, a la Catedral Metropolitana de Buenos Aires.

Luego de la muerte de San Martín, su cuerpo fue ubicado en una capilla de la cripta de la Basílica de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de Boulogne-sur-Mer. Posteriormente, en 1861, se trasladó a la bóveda de la familia González Balcarce, ubicada en el cementerio de Brunoy.

Supuestamente, su hija Mercedes, prefería que el cuerpo permaneciera en el cementerio de Brunoy. A la muerte de Mercedes San Martín en febrero de 1875, se activaron las gestiones para el traslado del cuerpo.

Efectivamente, durante la presidencia de Nicolás Avellaneda se creó la Comisión encargada de la repatriación de los restos del Libertador. Finalmente la repatriación, tuvo lugar 28 de mayo de 1880. Los restos se transportaron a Buenos Aires, en el vapor Villarino, en su viaje inaugural. A su arribo se produjo en una masiva celebración, coincidiendo con las vísperas del estallido de la revolución de 1880.

Desde entonces, sus restos descansan en la Capilla Nuestra Señora de la Paz, ubicada en la Catedral Metropolitana, y es custodiado permanentemente por dos granaderos.

.El monumento fue encargado al escultor francés Albert Carrier-Belleuse, autor de la estatua de Manuel Belgrano en Plaza de Mayo. El monumento funerario de San Martín está rodeados de tres esculturas femeninas, que representan a los países que liberó: Argentina, Chile y Perú. Además hay tres urnas. Dos con los restos de los generales Juan Gregorio Las Heras y Tomás Guido. La tercera corresponde al Soldado Desconocido de la Independencia.

Yapeyú y Mendoza reclaman los restos del Padre de la Patria.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR …

Referencias

  • Testamento [Fotografía]. Archivo General de la Nación. Documento Original-1, Documento Original-2.
  • Bingham, Robert (Fotógrafo, inglés) (1824-1870) ( Retrato de José de San Martín tomado en Francia – 1848. [Fotografía, daguerrotipo en plata y cobre, detalle]. Museo Histórico Nacional, Argentina. Documento Original.